agenciadeletras.com

Categorías
Sin categoría

Reseña de Criaturas Encantadas de la Noche “Los Secretos de Miranda” de Nadia Ferran

Reseña Criaturas Encantadas de la Noche
Los Secretos de Miranda
Nadia Ferrán (19/9/1983, Cuba)

Desde temprana edad la autora ha desarrollado un gran interés por el arte. En 1993 ingresó en la Escuela de Música, graduándose en Dirección Coral, inclinándose años más tarde por las carreras pedagógicas.

A los 23 años decidió emigrar a Basilea (Suiza), para completar sus estudios en la carrera de Música y Movimiento. Recientemente Nadia Ferrán terminó el cuento juvenil “El hada perdida”, escrito en colaboración con la escritora Arianna González. En el verano del 2019 lanzó su primera novela para adultos “Criaturas Encantadas de la Noche”, que se convirtió en una trilogía con amplia aceptación de los lectores. Hay que destacar que Nadia Ferrán he creado el proyecto “La Casita Musical”, donde ha escrito cuentos infantiles, canciones, vídeos, cortometrajes, etcétera; un trabajo que ha cautivado el corazón de muchos.
Criaturas Encantadas de la noche.
Londres en el año 1824. En aquellos tiempos hablar de la Oscuridad causaba mucha desazón en sus habitantes. Era un extraño fenómeno que se marcaba en las espaldas de las doncellas: un lunar velludo. Según cuentan, esas doncellas eran capturadas y decapitadas por considerarlas que portaban la maldición de las brujas. Más allá de la aldea, vivía una familia de apellido Smith. Harry era un hombre viudo padre de cinco hijos. Su hija Miranda, al morir su madre, se tuvo que hacer cargo de sus cuatro hermanos. Debido a que su padre había entrado en una depresión por su viudez y tomaba alcohol para olvidarse de sus penas. Miranda desde muy pequeña escuchaba voces, que no podía acallar. Y tenía visiones de espectros. Veía sus sombras reflejadas en la pared. Sus manos largas como garras se apoyaban en su hombro. En el pueblo buscaban de casa en casa a una doncella que tuviera ese lunar. Ese día llegaron a la casa del viudo con sus hijos. Sin miramientos se la llevaron a Miranda en una carreta. Esa sería la última vez que ella vería a su familia. Miranda era perseguida por la brujas del mal y a la vez por el pueblo. Camino a su cautiverio Miranda se hizo amiga de Gondor quien conducía la carreta. Éste sentía empatía por la muchacha y decidió ayudarla. Gondor antes de liberarla le entregó un relicario el cual ayudaría a la muchacha a llegar al lugar donde se dirigía por el medio del bosque. Cuando Miranda decidió desviarse por el sendero se encontró con una mujer que parecía muy amable, pero la realidad que la estaba entregando a cambio de dinero, a dos seres del mal. Gondor la encontró tirada en el suelo, malherida y violada por esos dos personajes siniestros. Amber la hermana de Gondor le hizo unas curaciones en su cara deformada por los golpes que ella había recibido. Los tres sabían que las brujas vendrían por ella. Debían huir de allí por los subterráneos de la cuidad. Gondor se separaría y Miranda seguiría su huida con Amber y un gurmi, amigo de los hermanos, quien tenía el poder de abrir y cerrar portales hacia otros mundos. La Oscuridad amenazaba con destruirlo todo. Miranda tenía que juntar fuerzas porque iba a cruzar un portal que la llevaría a otro mundo, lejos de la enajenación de las brujas. Gondor partió por un portal y las dos muchachas lo hicieron por otro. Miranda estaba fascinada por la belleza de ese “nuevo mundo”. Pero debían seguir andando hasta encontrar un refugio. Gondor se unió nuevamente al grupo. Éste se había propuesto encontrar a un hechicero que acabaría con la Oscuridad. Pero por más que lo buscaba no lograba encontrarlo. Súbitamente Miranda es picada por una serpiente y aparece el hechicero y la salva de una muerte segura. Las pesadillas con los espectros y las brujas continuaban desvelando a Miranda cada noche. El hechicero hizo que todos se metieran dentro de un sapo. Era la única forma de huir. Los llevaría al interior de un nuevo mundo para liberar a Miranda. En un momento en que Amber y Miranda estaban en el río, esta última se sintió atraída por un nuevo portal. Lo atravesó sola y se encontró con un elfo guerrero y con una ninfa. Miranda decidió cruzar el portal nuevamente y volver con Amber, Gondor y el grumis. Las brujas ya estaban allí y mataron a Amber. Y se llevaron a Miranda al pozo negro. En el Nuevo Mundo nos encontramos con el guerrero elfo Octur, que estaba destinado a unirse con la heredera del trono de la raza truga, guardianes de esas tierras. Octur con su ojo divino buscaba a su madre pues sabía que ella estaba viva. Su madre era una poderosa hechicera. Hubo una batalla de los trugos con la Oscuridad. En esa batalla muchos regresaron, menos su madre, ella no había retornado. Octur la quería encontrar con el tercer ojo como guía. Éste se vio envuelto en una neblina que le trajo recuerdos del pasado. Akira hablando con la hechicera. Quién en secreto lo amaba a Octur. Akira lo condujo a Octur al lugar donde se hallaba su madre. El encuentro fue muy emotivo y esperado por todos. La reina de la oscuridad adivinó este encuentro y se propuso realizar un hechizo para que nadie la separara de Octur. En el palacio todo estaba preparado para recibir a la reina, su esposo Julio miraba por la ventana para verla llegar. Al fin se reencontraron después de tantas luchas y acertijos sin resolver. Akira se presentó ante una niña aparecida de la nada en la puerta del palacio como…..Miranda.